domingo, 6 de julio de 2014

La importancia del "ojo clínico"

Gregorio Marañón explorando a un paciente.

El “ojo clínico” es sin duda, la mejor prueba diagnóstica cuando el médico busca, con entusiasmo, ciencia y generosidad: no tanto porque se vea más, sino porque -reconociendolo o no- siempre va acompañado de la "luz de Otro".

Aunque su papel , hoy en dia, tal vez esté un poco devaluado,  seguimos considerando que el denominado "ojo clinico" es basico y primordial en la practica médica y mas aún en la del médico de cabecera.
De ahí la necesidad de cultivarlo y reivindicarlo.

Pero su enemigo público natural, en las consultas medicas de a. primaria en España, sigue siendo: la ausencia de tiempo real  para la inspección y anamnesis del paciente (recordemos: menos de 6 minutos para atender a cada paciente).

Estas palabras de nuestro maestro humanista "de cabecera"   Gregorio Marañón son especialmente luminosas:

“El mejor médico es el que reune las dos cosas, ciencia y penetración, pero, de flaquear alguna, el éxito será del que posea buen ojo clínico y poca ciencia y no del sabio, pero miope”.

“Mas lo que suelen olvidar los médicos es que el progreso de su ciencia no depende solo de la difícil experimentación, sino también de la simple observación del enfermo, cuando se hace no como una rutina, sino con espíritu científico”.
“El médico debe ser antes que experimentador, naturalista; para serlo, le basta ver con ojos de investigador lo que la naturaleza en forma de dolor le presenta”.
              ___________________________________


“La Medicina tiene dos aspectos que la colocan en el rango de las actividades que exigen una vocación de superior categoría, aquella que hemos comparado con el amor, y que por tanto requieren atracción  intransferible hacia su objeto, espíritu de sacrificio y aptitudes específicas.
Estos dos aspectos son: su práctica gratuita y entrañable en los pobres (y quizá en los que no lo son), tantas veces comparada con el sacerdote, y su estrecha alianza con la investigación científica pura.”


Del libro La Medicina y nuestro tiempo

jueves, 26 de junio de 2014

La Atención primaria en Madrid es la mejor "segun las encuestas": Por qué es mentira



Continúa la euforia orgiástica de los políticos, al conocer los resultados de las encuestas por ellos organizadas, para justificar su gestión de la sanidad.

En este caso se trata de la Comunidad de Madrid, y los resultados no pueden ser mejores:
 UN 95,9% DE MADRILEÑOS RECOMENDARÍA SU CENTRO DE SALUD
Más del 90 por ciento de los usuarios de la sanidad pública madrileña se consideran satisfechos o muy satisfechos con la atención recibida en 2013, una valoración que crece en el caso de la Atención Primaria (del 89,6% de 2013 al 90,7% en 2013

Y es que, para los profesionales de la manipulación de masas, no existe un medio mejor para callar y acallar criticas -en nombre de la sagrada democracia- que una encuesta, ósea "oír la voz del pueblo": para saber lo que es verdad o mentira, real o irreal.
 Lo mas curioso -aunque no sorprendente- es que se utilice en esta ocasión el mismo método manipulativo (encuestas) que se usó hace pocos meses, para justificar que era necesaria la privatización de la sanidad, pero en aquel caso con resultados contrarios.
Consideramos necesario desenmascarar estas falacias. 
 ¿Por qué creemos que estos resultados son falsos de toda falsedad, mas que una moneda de 3 euros?
1- Por el propio sistema de realización de la encuesta (telefónica): No representativa, (¿a quien y como, en horario laboral, nocturno.. ?). No objetiva ni anónima ("se quien eres y además, donde vives")
Sería como tratar de valorar el servicio de trenes de cercanías, realizando una encuesta telefónica, incluyendo en ella a quienes no lo utilizan o solo excepcionalmente.

2- Porque el usuario carece de datos reales, por ejemplo desconoce que el médico solo dispone de menos de 6 minutos para atenderle, y que la presión asistencial a menudo es inhumana y un verdadero riesgo para la seguridad y la salud pública.
y 3 - La mas importante: porque al politico gestor no le importa conocer la situacion real, que es facilmente valorable y constatable pues todos los datos objetivos estan registrados, sino que se trata solo de una estrategia para valorar la  temperatura electoral.

Resulta indecente que mientras se dan estos datos grandilocuentes, en la realidad diaria se sigan produciendo situaciones aberrantes, como consultas de mas de 50 o 120 pacientes; Algunas veces: 3 citados en menos de 6 minutos.
Incluyéndose consultas de niños y situaciones de urgencias vitales.
 Recordemos que esos “menos de seis minutos” es el tiempo que se tarda en desvestir y vestir a un bebé o el que se requiere en abrir y leer apresuradamente un resumen de historial clínico

Como la manipulación solo se puede atajar con dosis de cruda realidad, aquí exponemos dos ejemplos, que deberían sonrojar a quienes conserven algo de moralidad. 

- Pediatra de atención primaria, que deja su puesto porque le obligaban a atender a un niño cada 5 minutos (y mas de 50). 
(Alcobendas) 
- La tortura de ser médico (atendiendo a mas de 120 pacientes en menos de 2minutos)   
Es posible que aún se sigan produciendo consultas como estas, en el Centro de salud de Guadarrama:



 

lunes, 2 de junio de 2014

Según "las encuestas": mejora la atención primaria en España

Aumenta la satisfacción con los centros de atención primaria, según la OCU   
"El aspecto peor valorado por los usuarios es el tiempo en la sala de espera, antes de ser atendido".


Se dice que los resultados de las encuestas, suelen reflejar lo que quiere quien las paga, directa o indirectamente.
La realidad se encarga a menudo, de mostrar esta regla así como su desacuerdo con la propia situación real. 
Pero consideramos que, de alguna manera, siempre son una fotografía -más o menos pixelada- de la realidad social.
Resulta curioso y a la vez indicativo, que lo que mas preocupe a los pacientes o usuarios de un servicio de salud, sea el tiempo de espera en la sala, para ser atendidos (expresado en minutos o segundos), y no: como es tratado por el médico y el grado de resolución de su problema, que a veces puede resultar vital.

Resulta aun mas preocupante, que se ignore el dato mas importante y significativo: que el tiempo disponible para ser atendido en la consulta es menor de 6 minutos y que a menudo el medico carece de tiempo para mirarle  a los ojos. En el caso de los niños, dicho tiempo puede ser lo que se tarda en desvestir y vestir al bebe.
Y es que, se oculta el dato mas grave y trascendente, aquel que supone un atentado contra los derechos humanos y la salud publica, incluida la del propio medico. 
El que refleja la deshumanización de un sistema de salud en su nivel más básico y cercano.

A la vez, estos datos resultan tambien indicativos del poder politico y su grado de manipulación de las masas. 
Y supone un éxito de las maniobras para ocultar ese dato trascedental al paciente: por ejemplo impidiendo que se expongan las listas de espera o se expida un numero indicativo a cada paciente, y obligando al médico a realizar labores de ordenanza en las salas de espera, para simular un trato personalizado.

jueves, 22 de mayo de 2014

Bata:si, bata: no. ¿Se debe poner bata el médico para pasar consulta?


La respuesta parece obvia: SI; aunque como todo en Medicina, puede ser relativo y no siempre: "uno y uno, son dos".

Por ello, analizaremos sus ventajas e inconvenientes y sobre todo: teoría y realidad.
Parece obvio que la bata supone una medida de higiene y una barrera frente a los gérmenes patógenos, que supone el contacto permanente con enfermos.
 Pero la realidad es a menudo bien distinta: la bata, por el contrario, puede suponer un medio de recogida y transmisión de dichos agentes patógenos.

Por varios motivos:
No solo por la moda contagiosa de ponerse sobre ella, a modo de collar, el fonendo (uno de  los principales recogedores de gérmenes), y a unos 15 cm. de boca y nariz del medico; 
Sino también porque a menudo, están menos impolutas de lo deseado: el color blanco ha desaparecido pasando a ser gris o gualda (como el de la bandera española), las mangas mas parecidas a las del mono de los mecánicos de coches, y diseñadas por Adolfo Domínguez (aquel de "la arruga es bella").

Y es que, una vez mas se destapa la cruda realidad socio-laboral del médico de atención primaria en España.
Lo cierto es que el lavado y planchado de la bata, en la mayoría de los centros de salud, la debe hacer el propio médico en su casa, (se supone que junto o al igual, que la ropa de el y de su familia, incluidos niños).
A menudo el médico, despues de atender a mas de 40 o 50 pacientes en consulta, en menos de 6 minutos, sale "grogui"  y se olvida de estas otras tareas encomendadas para hacer en su casa.

En muchos centros de salud, esta medida discriminatoria solo afecta a los médicos, pues el resto del personal laboral, tiene su ropa lavadita y planchadita por los servicios centrales de limpieza.
Y es que, todo ello forma parte de la dinámica descrita en el acoso institucional que padecen los médicos de AP en nuestro país:
Con el ataque o destrucción de todo aquello que pueda suponer aumento de su autoestima, al igual que otros signos identificativos del médico, como el sello de caucho: que queda reducido a dos filas de números despareciendo casi su nombre. O las funciones de ordenanza de las salas de espera, administrativas, etc, y otras labores descritas como  shunting.

*El shunting está bien definido dentro del proceso de acoso u hostigamiento laboral. Consiste en obligar a realizar tareas que requieren una calificación y capatizacion menor que la posee la víctima laboral, de tal forma que repercuta en su autoestima y en su imagen social.

Por lo demás, el uso de la bata puede ser positivo, al marcar la adecuada distancia terapéutica con el paciente.
 Pero también su no uso, pues aquel que no la utiliza, puede ser que sea porque su propia personalidad de médico sea tan sentida y arrolladora, que no necesite de envolturas ni señas de identidad externas para ser percibida por el paciente.

 Y es que, la bata, como todo uniforme, no deja de ser un medio de uniformidad y masificación y por ello tal vez, también de dominio por parte del poder político.


lunes, 12 de mayo de 2014

El síndrome del bla-bla-bla



Esta semana, hemos conocido la noticia de la dimisión de un compañero, pediatra de atención primaria, que deja su puesto porque le obligaban a atender a un niño cada 5 minutos (entre mas de 50).  En una carta expresaba sus razones.    Noticia:  aquí 
 
Se trata sin duda, de un ejemplo de dignidad profesional pero desgraciadamente, también de esterilidad social, entre otras razones porque el destinatario de tal misiva es, como siempre: el vacío y la irresponsabilidad.
No es nada nuevo, existen numerosas cartas, tambien de dimisión o de no aceptación de contratos programas, etc,  ejemplos y modelos de redacción epistolar pero que al final, lamentablemente, se quedan en simples desahogos personales. 

Por desgracia, respecto a los graves o gravísimos problemas de la atención primaria de nuestro país, parece que esta yá todo dicho y redicho: ya sea en prosa o en verso, en video o en audio, en redes sociales o en otros medios y soportes de comunicacion.
 Y una vez mas, nos parece sentirnos como en "otro dia de la marmota" (para quien no haya visto la película: se trata de un personaje que se encuentra todos los días, con  la repetición de los mismos acontecimientos y secuencias vitales)
La realidad, es que las palabras son solo eso: palabras, mejor o peor expresadas.
Pero parece claro, que lo que cambia verdaderamente la realidad personal y social, son las acciones.
 Ya lo dice la sabiduria popular: "Obras son amores y no buenas razones".    "A Dios rogando, y con el mazo dando". 
 La solución, tal vez no sea que los médicos -despues de mas de 10 años de preparación- abandonemos nuestra profesión por otras como la de taxista por ejemplo, ni tampoco es condenar a nuestras familias a la indigencia, y a los enfermos tambien a la inseguridad.
Como es sabido, ante situaciones incontrolables de agresión, frustración o amenaza, la naturaleza humana dispone de varias respuestas, unas de represión: ya sea en forma de sumisión (o síndrome de Estocolmo), evasión ( "a mi, no me toca"), o racionalización (tal vez, la mas utilizada por nosotros), etc.
Pero tambien existe otra respuesta eficaz y fecunda: la de la acción.
Parece que solo esta última, es la que verdaderamente cambia la realidad, tanto a nivel personal como social.
Hoy en dia, tal vez tenemos la oportundad única, de cambiar y tratar la grave patologia social de la atención primaria en nuestro pais, por medio de un instrumento eficaz: el de la justicia.
 ,