domingo, 7 de septiembre de 2014

La adolescencia como factor de riesgo




Partimos de la base de que todas las etapas del ser humano son igualmente importantes, pero algunas poseen singularidades que las hacen mas determinantes en su devenir personal y social. 
 Entre ellas: la infancia porque es donde de se forja la estructura o el esqueleto personal, y la adolescencia porque es donde se forja la identidad y autonomía personal y social. En ambas etapas el molde principal es el de la familia.

De hecho una sociedad es tanto mas sana y progresiva socialmente según se valora al ser humano en sus etapas o situaciones mas criticas y vulnerables: la infancia -dentro o fuera de su madre-, minusválidos o discapacitados: con eliminación de políticas eugenésicas ya ensayadas en el nazismo, y la  vejez, con el reconocimiento de su valor y función social. 
Y sobre todo con la valoración y protección de la familia, como la estructura mas basica, sólida y determinante del ser humano. 
En definitiva, una sociedad sería tanto mas sana y progresiva socialmente segun se proteja y valore la dignidad humana, que paradojicamente se hace mas transparente cuanto mayor es la debilidad del ser humano.

No hace falta ser vidente para adivinar que gran parte de la actual patología social infantil y juvenil: como trastornos de atención, alimentación  y comportamiento, se generan en gran medida, por la falta de una política de conciliación de la vida familiar y laboral y de protección de la familia.

 Una vez mas nos apoyamos en las luminosas palabras de nuestro maestro Gregorio Marañón:

“El traje justo, a la medida estricta del alma del adolescente, es solo el padre -los padres- quien puede cortarlo y rehacerlo, una y mil veces, como lo exige la perpetua evolución del hombre que todavía no lo es”

“No hay nada más dinámico, más ejemplar, que la conducta recta; y la nuestra y la de los que nos siguen en la vida, que es nuestra también, se modela, quizá siempre, en esos años infinitamente críticos de la adolescencia y en el molde individual o intransferible del hogar”

 “Muchas ligas de padres de familia debían preocuparse no tanto de las escuelas como de la eficacia pedagógica de sus propios hogares.

 "Educar bien a un hijo es trascendental, porque es influir en la educación de muchos hijos de otros”.

jueves, 21 de agosto de 2014

La importancia de las visitas a domicilio en la Medicina de familia


Las visitas a domicilio del paciente, representan sin duda, para el médico de cabecera, el mejor escenario donde se desarrolla el arte de la Medicina, hasta el punto de que singulariza y da nombre universal a esta especialidad: "de familia o de cabecera". (Antes de que los políticos deshumanizaran y cosificaran su nombre y función por el de "atención primaria").

Obviamente cuando hablamos de visitas a domicilio no nos referimos a los abusos, fruto de "borracheras de derechos": como esos avisos que se solicitan para acudir a visitar a jóvenes con catarro que no les apetece ir a la consulta, o a ancianos estables para llevarles las recetas de sus tratamientos crónicos, etc.
En la visita domiciliaria se produce el acto -cargado de significado y simbolismo-  en el cual el paciente, al mismo tiempo que abre las puertas de su casa abre también las de su intimidad. Y asimismo donde se prueban los quilates del profesional y su disposición para ayudar a los demás, lo que en palabras de G. Marañón es:
…" el entusiasmo del médico, de su deseo ferviente de aliviar a sus semejantes; en suma, del rigor y de la emoción con que sienta su deber”. 

Las visitas al paciente en su domicilio suelen resultar el acto médico mas fecundo, por varias razones:
 Nada mas llegar y aun antes, se produce una anamnesis instantánea: se descubren de inmediato multitud de datos imprescindibles para el diagnostico, como la situación y circunstancias personales, familiares y sociales así como de su personalidad.
También se muestra y demuestra el primer principio de la Medicina: que no existen enfermedades sino cada enfermo con su singularidad.
Es también donde se produce la mayor intensidad y profundidad emocional y afectiva en la relacion entre el paciente sufriente, que busca ayuda y el médico, que desde su misma condición humana, y revestido de la ciencia de la Medicina (siempre inexacta) y sobre todo de moralidad y generosidad (siempre absoluta), trata de curar y aliviar el sufrimiento de sus semejantes.

En la visita domiciliaria, no pocas veces, se descubre por una simple inspección, la etiología de la enfermedad: como el caso del paciente con EPOC descontrolado, que descubrimos tiene permanentemente encendida en su habitación una estufa de butano. También a menudo se descubre el incumplimiento o malcumplimiento de sus tratamientos.
Por todo ello, resultan especialmente fecundas.

Lastima que sean precisamente estas visitas domiciliarias, una de las cosas valiosas que se han calcinado en el actual sistema sanitario español -copia del cubano-, dada la casi imposibilidad de realizarlas para el médico de familia: con sus consultas masificadas de mas de 40 o 60 pacientes incluyendo urgencias, y disponiendo de menos de 6 minutos para atender a cada uno, lo que hace que no haya tiempo físico para realizarlas, excepto haciéndolas fuera de su horario laboral: O bien antes del mismo (exponiéndose a llegar tarde) o después del mismo  (en condiciones exhaustas de deterioro y fatiga, al finalizar la consulta) o durante fines de semana.
 Y es que, como decimos una y mil veces, la actual situación de acoso laboral institucional que padece el médico de familia en España con la consecuente degradación del acto médico, nos afecta a todos, no solo al médico sino también y sobre todo, al paciente, y significa un grave retroceso social.

domingo, 6 de julio de 2014

La importancia del "ojo clínico"

Gregorio Marañón explorando a un paciente.

El “ojo clínico” es sin duda, la mejor prueba diagnóstica cuando el médico busca, con entusiasmo, ciencia y generosidad: no tanto porque se vea más, sino porque -reconociendolo o no- siempre va acompañado de la "luz de Otro".

Aunque su papel , hoy en dia, tal vez esté un poco devaluado,  seguimos considerando que el denominado "ojo clinico" es basico y primordial en la practica médica y mas aún en la del médico de cabecera.
De ahí la necesidad de cultivarlo y reivindicarlo.

Pero su enemigo público natural, en las consultas medicas de a. primaria en España, sigue siendo: la ausencia de tiempo real  para la inspección y anamnesis del paciente (recordemos: menos de 6 minutos para atender a cada paciente).

Estas palabras de nuestro maestro humanista "de cabecera"   Gregorio Marañón son especialmente luminosas:

“El mejor médico es el que reune las dos cosas, ciencia y penetración, pero, de flaquear alguna, el éxito será del que posea buen ojo clínico y poca ciencia y no del sabio, pero miope”.

“Mas lo que suelen olvidar los médicos es que el progreso de su ciencia no depende solo de la difícil experimentación, sino también de la simple observación del enfermo, cuando se hace no como una rutina, sino con espíritu científico”.
“El médico debe ser antes que experimentador, naturalista; para serlo, le basta ver con ojos de investigador lo que la naturaleza en forma de dolor le presenta”.
              ___________________________________


“La Medicina tiene dos aspectos que la colocan en el rango de las actividades que exigen una vocación de superior categoría, aquella que hemos comparado con el amor, y que por tanto requieren atracción  intransferible hacia su objeto, espíritu de sacrificio y aptitudes específicas.
Estos dos aspectos son: su práctica gratuita y entrañable en los pobres (y quizá en los que no lo son), tantas veces comparada con el sacerdote, y su estrecha alianza con la investigación científica pura.”


Del libro La Medicina y nuestro tiempo

jueves, 26 de junio de 2014

La Atención primaria en Madrid es la mejor "segun las encuestas": Por qué es mentira



Continúa la euforia orgiástica de los políticos, al conocer los resultados de las encuestas por ellos organizadas, para justificar su gestión de la sanidad.

En este caso se trata de la Comunidad de Madrid, y los resultados no pueden ser mejores:
 UN 95,9% DE MADRILEÑOS RECOMENDARÍA SU CENTRO DE SALUD
Más del 90 por ciento de los usuarios de la sanidad pública madrileña se consideran satisfechos o muy satisfechos con la atención recibida en 2013, una valoración que crece en el caso de la Atención Primaria (del 89,6% de 2013 al 90,7% en 2013

Y es que, para los profesionales de la manipulación de masas, no existe un medio mejor para callar y acallar criticas -en nombre de la sagrada democracia- que una encuesta, ósea "oír la voz del pueblo": para saber lo que es verdad o mentira, real o irreal.
 Lo mas curioso -aunque no sorprendente- es que se utilice en esta ocasión el mismo método manipulativo (encuestas) que se usó hace pocos meses, para justificar que era necesaria la privatización de la sanidad, pero en aquel caso con resultados contrarios.
Consideramos necesario desenmascarar estas falacias. 
 ¿Por qué creemos que estos resultados son falsos de toda falsedad, mas que una moneda de 3 euros?
1- Por el propio sistema de realización de la encuesta (telefónica): No representativa, (¿a quien y como, en horario laboral, nocturno.. ?). No objetiva ni anónima ("se quien eres y además, donde vives")
Sería como tratar de valorar el servicio de trenes de cercanías, realizando una encuesta telefónica, incluyendo en ella a quienes no lo utilizan o solo excepcionalmente.

2- Porque el usuario carece de datos reales, por ejemplo desconoce que el médico solo dispone de menos de 6 minutos para atenderle, y que la presión asistencial a menudo es inhumana y un verdadero riesgo para la seguridad y la salud pública.
y 3 - La mas importante: porque al politico gestor no le importa conocer la situacion real, que es facilmente valorable y constatable pues todos los datos objetivos estan registrados, sino que se trata solo de una estrategia para valorar la  temperatura electoral.

Resulta indecente que mientras se dan estos datos grandilocuentes, en la realidad diaria se sigan produciendo situaciones aberrantes, como consultas de mas de 50 o 120 pacientes; Algunas veces: 3 citados en menos de 6 minutos.
Incluyéndose consultas de niños y situaciones de urgencias vitales.
 Recordemos que esos “menos de seis minutos” es el tiempo que se tarda en desvestir y vestir a un bebé o el que se requiere en abrir y leer apresuradamente un resumen de historial clínico

Como la manipulación solo se puede atajar con dosis de cruda realidad, aquí exponemos dos ejemplos, que deberían sonrojar a quienes conserven algo de moralidad. 

- Pediatra de atención primaria, que deja su puesto porque le obligaban a atender a un niño cada 5 minutos (y mas de 50). 
(Alcobendas) 
- La tortura de ser médico (atendiendo a mas de 120 pacientes en menos de 2minutos)   
Es posible que aún se sigan produciendo consultas como estas, en el Centro de salud de Guadarrama:



 

lunes, 2 de junio de 2014

Según "las encuestas": mejora la atención primaria en España

Aumenta la satisfacción con los centros de atención primaria, según la OCU   
"El aspecto peor valorado por los usuarios es el tiempo en la sala de espera, antes de ser atendido".


Se dice que los resultados de las encuestas, suelen reflejar lo que quiere quien las paga, directa o indirectamente.
La realidad se encarga a menudo, de mostrar esta regla así como su desacuerdo con la propia situación real. 
Pero consideramos que, de alguna manera, siempre son una fotografía -más o menos pixelada- de la realidad social.
Resulta curioso y a la vez indicativo, que lo que mas preocupe a los pacientes o usuarios de un servicio de salud, sea el tiempo de espera en la sala, para ser atendidos (expresado en minutos o segundos), y no: como es tratado por el médico y el grado de resolución de su problema, que a veces puede resultar vital.

Resulta aun mas preocupante, que se ignore el dato mas importante y significativo: que el tiempo disponible para ser atendido en la consulta es menor de 6 minutos y que a menudo el medico carece de tiempo para mirarle  a los ojos. En el caso de los niños, dicho tiempo puede ser lo que se tarda en desvestir y vestir al bebe.
Y es que, se oculta el dato mas grave y trascendente, aquel que supone un atentado contra los derechos humanos y la salud publica, incluida la del propio medico. 
El que refleja la deshumanización de un sistema de salud en su nivel más básico y cercano.

A la vez, estos datos resultan tambien indicativos del poder politico y su grado de manipulación de las masas. 
Y supone un éxito de las maniobras para ocultar ese dato trascedental al paciente: por ejemplo impidiendo que se expongan las listas de espera o se expida un numero indicativo a cada paciente, y obligando al médico a realizar labores de ordenanza en las salas de espera, para simular un trato personalizado.