sábado, 21 de noviembre de 2020

Bulling familiar, una forma de acoso psicológico intrafamiliar. A propósito de un caso conocido

mobbing familiar o acoso psicológico intrafamiliar

Exponemos aquí, una patología social poco conocida o reconocida, pero especialmente frecuente en estos tiempos convulsos de crisis de valores. Y por ello sismicamente detectable desde nuestras consultas de médicos de atencion primaria.

Se puede observar con mayor nitidez en personajes de la vída pública, especialmente en políticos y famosos, pero también se da en otros ámbitos como el escolar y singularmente dentro del ámbito familiar, especialmente entre parejas y hermanos, en este ultimo caso el idioma español ya lo definió nominalmente por "cainismo"

Se trata del " bulling o mobbing intrafamiliar",  magistralmente descrito, paso a paso, en esta web:  Mobbing familiar 

Coincide con la proliferación de un tipo de desviación personal que ha existido siempre pero que ahora adquiere carácter pandémico, se trata de personalidades descritas por los expertos como “narcisistas, sociópatas o psicópatas integrados”

 Sus características principales son:

1-La ausencia de empatía y todo lo que ello conlleva: anestesia al sufrimiento ajeno,  ausencia de culpa, egoísmo, egocentrismo, etc.

2- Narcisismo y complejo de falsa superioridad, hasta el punto de dar nombre tecnico a esta tipologia de personalidad, tal vez como consecuencia de carecer de freno moral disponen de una energia suplementaria que seduce o "abduce": cual sería el caso de los lideres sociales o de sectas.

3- La ausencia o cauterización de los valores morales con desvalorización de la verdad y su sustitución por la mentira y la manipulación como medios habituales de interacción social, y la traición como arma natural de subsistencia.

4- La extraordinaria capacidad de contagio, seducción o abducción de los demás, fruto de dotes singulares de manipulación potenciados al carecer de freno moral

5- El culto a un dios, que aparentemente es el dinero pero sin embargo es el poder, la posesion y el control, en especial sobre aquellos que perciben más débiles y vulnerables, y que portan valores generalmente morales que envidian

En suma es lo que en el lenguaje  popular de  siempre, es el matón del colegio que le roba el bocadillo al más débil, no por apetito sino por el placer de sentir su poder sobre él y su humillación

 Expertos como Preston Ni, lo resumen de manera mas precisa en 7 puntos :

1.    Falta de empatía y corazón frío

2.  Mentira patológica y Manipulación

3.   Falta de moralidad y ruptura de reglas

4.    Narcisismo y Complejo de Falsa Superioridad

5.    Gaslighting y Bullying Psicológico

6.    Falta de arrepentimiento y victimización egoísta

7.    El sociópata o psicópata «situacional»


La prevalencia de este patología social en nuestras consultas de Atención primaria es muy elevada: Sobre más de un centenar de casos, estimamos un porcentaje aproximado de 50 % en el ámbito laboral, 40% familiar y 10 % escolar, si bien estos porcentajes no son reales pues los acosos escolares no son detectados por los médicos de familia sino mas por los pediatras y psicologos.

Dentro del ámbito familiar que es el caso que nos ocupa, podríamos estimar aproximadamente, que el 50% de los casos son de pareja, 30%: entre hermanos y 20% restante: de padres a hijos o viceversa.

En todos los casos existen unos factores condicionantes y otros precipitantes, entre los primeros: los celos y la envidia, y entre los segundos o precipitantes, a nivel de pareja: las separaciones o divorcios, y entre hermanos: las herencias y las incapacidades de los padres.

Cabe recordar que el vector principal no suele ser el dinero como tal ni otros factores aparentes, sino el poder y la posesión que puede ir unido al factor economico o no,  y que en los casos más extremos de psicopatía llega a la posesión total de la victima que significa su destrucción.

Como preludio del estudio que transcribiremos al final de este post, reflexionamos sobre un caso genérico de nuestra consulta :

Respecto a la forma de abordar o superar este problema por parte de las victimas, coincidimos básicamente con el estudio pero individualizandolo, y proponemos algunas matizaciones:   

Lo primero -como en todos los acosos- pasa por la identificación por parte de la victima y su entorno mas intimo, del victimario o acosador principal, calificado como un sujeto con alteración de la personalidad, narcisista o prepotente como compensación de sentimiento de baja autoestima.  Es el tipico matón o abusador de colegio.

Es lo que denominan los expertos: “narcisistas, psicópatas integrados” o sociopatas*  dependiendo del grado, (se calcula que son 2 o 3/%  de la población) y estan caracterizados básicamente por ausencia de empatía y por ello de culpa, la utilización sistematica de la mentira como medio habitual de comunicación, y por todo ello y mas: con una extraordinaria capacidad de manipulación.  * 7 caracteristicas del psicopata integrado


Pero para lograr sus fines, pueden contar con la colaboracion de otros, que denominamos "acosadores inducidos": tal vez que comparten componente narcisista o de caracter mas dependiente y sugestionable o que padecen la pasión del resentimiento, actuando por mimetismo con total sintonia y dependencia respecto al acosador principal . *Stanley Milgram llevó a cabo en el año 1961 una serie de experimentos para medir la disposición de voluntarios a obedecer las órdenes de personalidades psicopaticas incluso si estás ocasionaban conflictos con su sistema de valores o conciencia.

*En internert existe amplia informacion de esta tipologia y se les denomina humoristicamente "monos voladores" en alusión a los personajes de la pelicula  "El Mago de Oz"

Con respecto a las victimas, para superarlo tal vez baste un buen apoyo del nucleo familiar y social , también un buen sacerdote puede ser muy valioso para no caer en la dinámica del rencor asi como para reforzar la conciencia moral, y tambien un conocimiento suficiente del problema para objetivarlo. 

Hoy en dia existen en internet numerosas web y blog que hacen referencia a ello, lo que sirve para ofrecer la  gran dimension del problema. Especialmente luminoso es: * Cristianos contra el abuso narcisista

Y es que una vez comprendido el problema, se puede objetivar mejor, asumiendo, como indican los expertos, que resulta casi imposible cambiar tanto al narcisista  principal como la percepción del entorno familiar y social si ya previamente esta contaminado o manipulado por parte del acosador principal o sus colaboradores inducidos.

 Debemos señalar que para los cristianos, estas situaciones suponen una "prueba de fuego" a la que ya están acostumbrados: la difamación, la vejación, la calumnia, la persecución , etc., les acompañan en mayor o menor medida, en  su camino vital y tal vez por eso lo pueden superar mejor. En cualquier caso, como todas las dificultades vitales, siempre pueden ser una oportunidad de crecimiento personal.

Por lo demás, coincidimos con este estudio: que la mejor solución es el alejamiento total del foco tóxico y contaminante, asi como de todas sus "ramificaciones"No obstante si esto no es posible y la destructividad es persistente y de gran trascencencia, con frecuencia hay que recurrir a la Justicia, donde es fácil demostrar el acoso delictivo y desmontar las manipulaciones y numerosas irregularidades ilegales; 

Hoy en día es muy sencillo obtener pruebas para demostar mentiras, engaños y contradicciones del manipulador por medio de grabaciones por móviles etc., o con los mensajes escritos on-line, por ello es esencial el apoyo de un abogado de confianza cuando la Justicia tiene que actuar. Además estos sujetos acosadores suelen arrastrar trayectorias vitales casi siempre bordeando o traspasando la Ley.

Respecto a la motivación del acosador familiar, como el matón de colegio que abusa y maltrata al debil cuando le roba su bocadillo, no es tanto por su valor material sino por el poder de poseer y controlar lo que es de la victima y con ello a ella misma, asi como con su humillación.

El modus operandi para captar "adeptos" y justificarse, siempre es el mismo y similar a los casos de violencia de genero: vejacion y descalificacion simuladas como protección: "Le o la quiero muchisimo pero es incapaz de valerse por si misma-o; Esta mentalmente enferma-o y necesita ayuda psiquiatrica", etc., con descalificación personal a todos los niveles. Mientras se procede al intento de aislamiento de todo su entorno.

En el caso del acoso familiar, un hecho grave es cuando el objetivo del acosador son tambien los hijos de las victimas si son menores, intentando atraerles y manipularles, casi siempre mediante regalos.

 *(En otro post analizaremos la importancia de los "acosadores inducidos" como colaboradores necesarios en cualquier tipo de mobbing, y de la simbiosis entre el narcisista y el resentido; el primero, tipológicamente está ampliamente estudiado y descrito desde la moderna psicología social y criminológica, y el segundo lo diseccionó magistralmente Marañón en su libro "Tiberio, historia de un resentimiento")

MOBBING FAMILIAR, paso a paso: etiología, patogenía , clinica y tratamiento 

Como deciamos al principio, esta patologia social esta magistralmente descrita en esta web Mobbing familiar  y que transcribimos integramente aqui:

El acoso psicológico o moral es una situación que ha cobrado cierta relevancia en los últimos años. En Colombia este tipo de acoso psicológico es cada vez más habitual y se concreta a través de los términos bullying y mobbing, siendo su práctica asociada a los entornos escolar y laboral respectivamente. Pero no son estos los únicos escenarios en los que el acoso moral se manifiesta, debido a que este también ocurre en el ámbito familiar, práctica perversa que se conoce con el nombre de mobbing familiar.

mobbing familiar o acoso psicológico intrafamiliar

Acoso psicológico intrafamiliar

El mobbing familiar es el acoso moral que se presenta dentro de una familia, cuando uno de sus miembros comienza a ser instigado por otro u otros parientes cercanos, actitudes producidas por sentimientos de envidia o inseguridad por parte del acosador, quien al notar que sus acciones comienzan a hacer efecto, intensifica los ataques que viene realizando.

El mobbing familiar consiste principalmente en el maltrato psicológico, y a veces físico, que se produce por parte de uno o varios miembros de la familia en contra de otro integrante en específico, y que ocurre de manera prolongada en el tiempo. Este comportamiento tiene el objetivo de desprestigiar al acosado, humillarlo y finalmente excluirlo del núcleo familiar, trayendo como consecuencia que comience a ser considerado la “oveja negra” y desencadenando graves efectos en su autoestima.

En este mismo sentido, otros parientes podrían comenzar a unirse a las actitudes del o los acosadores, incluso sin darse cuenta de ello, debido a que este tipo de acosos tarda en ser percibido. El individuo afectado observa fácilmente el rechazo al que está siendo sometido y difícilmente sabe cómo actuar, porque es la familia el primer entorno al que se acude en este tipo de casos, pero en esta oportunidad pasa a ser el origen del daño al que se enfrenta.

La gravedad del mobbing familiar recae en que la víctima del acoso sufre tales acciones en uno de los entornos que debería considerarse más seguros para su integridad tanto física como moral y psicológica. Al sentir que no tiene ningún tipo de apoyo por parte de las personas más cercanas, puede comenzar a sufrir una gran desestabilización emocional, pérdida de la autoestima y abandono de su posición dentro del seno familiar, llevándolo a sentirse totalmente desahuciado, con el riesgo de refugiarse en el juego, en sustancias como el alcohol, caer en depresión o incluso llegar a pensar en el suicidio como alternativa para solucionar su problema, en respuesta a no contar con personas cercanas que le sirvan de soporte.

¿Cómo se produce el mobbing familiar?

El ejemplo más común de mobbing familiar ocurre entre los hermanos y tiene su origen en la infancia, cuando por lo general los padres suelen tener algún trato preferente con uno de los hijos, por encima del otro o los otros, aunque esta actitud sea totalmente espontánea e involuntaria. Esta situación es traída al presente ya en la adultez y encuentra su motivación en los sentimientos de celos, que comúnmente se manifiestan en actitudes de rabia u odio por parte del hermano que recibió menos atención en el pasado.

Por otra parte, es muy común que los ataques se produzcan también cuando se encuentra algún interés de por medio, ya sea material o de posición en la jerarquía familiar, como puede ser la motivación que impulsa a uno de los miembros de la familia a ser el de mayor influencia, o la asignación de una herencia que desea para sí y que espera no sea compartida con nadie más.

En este sentido, la ambición también juega un papel importante en la manifestación de acciones ofensivas contra el miembro de la familia que represente algún peligro para su felicidad, y entonces esto origina el inicio de un ensañamiento sostenido por parte del victimario sobre su víctima, con el objetivo de lograr su rechazo y exclusión del camino que quiere forjar.

Es importante mencionar que, como suele suceder en cualquier situación de acoso moral, la víctima no está preparada psicológicamente para enfrentarse a tales ataques, sucumbiendo ante las acusaciones o atropellos que le son propinados, maltratos que no encuentra cómo combatir debido a la ansiedad generada y de los que no puede defenderse, porque nunca logra entender el motivo de tal comportamiento en su contra. El mobbing familiar puede llegar a ser tan destructivo que es capaz de incapacitar completamente a la víctima.

Víctimas y victimarios del mobbing familiar

Dentro de la propia familia, a veces es complicado poder identificar quién está realizando acciones de mobbing, porque en muchas ocasiones son varios los victimarios, pero casi siempre es uno solo el que dio origen a tales actitudes. Esta persona suele parecer normal, pero en realidad seguramente padezca de algún trastorno de la personalidad. De cualquier manera, su autoestima es muy baja, aunque no se perciba a simple vista, y el desarrollo de un comportamiento abusivo está motivado por el placer que le genera el hacer sentir a otros inferiores a él.

Generalmente, el victimario del mobbing familiar muestra un comportamiento completamente normal y hasta amistoso, pero una vez que ha determinado quién puede ser la víctima perfecta para el acoso, comienza su escalada progresiva de ataques psicológicos y en ocasiones hasta físicos; en otras palabras, es una persona de doble cara, quien por una parte es respetuosa y divertida, y por la otra cruel y despiadada.

Aquella persona que practica el mobbing familiar presenta la completa necesidad de ser admirada y reconocida de forma permanente, lo cual no le resulta complicado de lograr gracias a su agraciada personalidad. Esto estimula su creciente gusto por satisfacer sus caprichos a toda costa, y desarrolla estrategias de manipulación para lograrlo. El principal objetivo de sus ataques siempre será la autoestima de su víctima. Disfruta verla humillada, tratarla como un objeto sin valor alguno.

Por otra parte, existe un perfil básico de víctimas potenciales para el acosador. Este es el familiar brillante y bondadoso, admirado por todos gracias al buen comportamiento que siempre demuestra y la luz en su espíritu, con la que es capaz de iluminar a cualquiera. Esta circunstancia hace que comience a surgir el sentimiento de envidia en el victimario, por lo que decide comenzar a arremeter contra él, con el firme propósito de disminuir su influencia en la familia.

Además, la personalidad afectuosa de la posible víctima lo convierte en un blanco fácil, porque esto es visto como una debilidad para el atacante, convirtiéndolo en un indicador casi seguro de que su estrategia funcionará perfectamente.

Prácticas frecuentes en el mobbing familiar

El acoso como tal no comienza cuando el victimario da inicio a su arremetida, sino cuando la víctima se atreve a contrarrestar las acusaciones o ataques a las que es sometido, lo cual puede suceder cuando ya es demasiado tarde porque la agresión ha sido lenta y sistemática. En este punto, el victimario se convierte en un especialista en hacerse pasar por víctima y es capaz de lograr que una parte del resto de los familiares se sumen a la acción, algunos siendo totalmente cómplices del acoso, y otros sin siquiera percatarse de la gravedad del hecho.

Es muy común el uso de calumnias y mentiras por parte del acosador para descalificar al individuo sobre el que recae el acoso, y por lo general sus intenciones no tardan en convertirse en algo completamente destructivo. Cuando esto ocurre, no es de extrañar que el maltrato psicológico se traslade al plano físico, porque las reacciones agresivas también funcionan como potenciador de la imagen negativa que comienza a ser adjudicada a la víctima.

El acosador suele buscar la manera de posicionar al resto de la familia en contra de su víctima, debido a que esta no consigue la forma correcta de reaccionar, y el ataque a veces es tan efectivo que ella misma comienza a plantearse su culpabilidad y a sentirse responsable de las nuevas circunstancias que está viviendo, en las que llega a considerarse un peligro para la estabilidad de la familia, y de esta manera comienza a apartarse hasta quedar completamente aislada del entorno, con la mayor consecuencia de que el acosador refuerza al máximo su sentimiento de satisfacción por haber alcanzado sus pretensiones.

El mobbing familiar es común prácticamente a cualquier nivel: entre hermanos, primos, tíos… En cualquier caso, esto afecta de sobremanera las relaciones familiares, especialmente cuando ocurre entre hermanos y la relación se rompe permanentemente, porque en el futuro los más afectados serán los padres, ya ancianos, quienes requerirán la unión de sus hijos para ser apoyados en la etapa final de sus vidas.

Otro tipo de relaciones intrafamiliares que podrían verse afectadas por la práctica del mobbing familiar, son las originadas en la unión de algún miembro con una pareja que no es aceptada por todos por igual. Por ejemplo, es muy común que una madre sienta recelo por la esposa de su hijo, y de un momento a otro comience a acosarla con la firme intención de separarlos, refiriéndose a ella con comentarios malintencionados a fin de desprestigiarla y lograr el desprecio de otros familiares.

En este contexto, lo lógico es que ese mismo hijo defienda a su pareja, lo cual termina involucrándolo a él como una víctima más de la persecución y rápidamente sea apartado del núcleo, recibiendo las miradas acosadoras hasta de sus propios padres; sin embargo, puede darse el caso contrario, en el que el mobbing es tan exitoso que hasta el hijo llegue a plantar posición ante su pareja y termine por abandonarla.

Evidentemente, una situación como esta afecta la estabilidad emocional de los involucrados, quienes se sienten responsables de lo que sucede al ser ellos el foco generador de los sentimientos en contra. En este punto, cualquier relación de pareja corre el riesgo de fracasar, aunque los enamorados hayan llegado a tener todo a su favor para conformar una relación estable y duradera.

Repercusiones psicológicas del mobbing familiar

Las consecuencias del mobbing familiar pueden ser realmente terribles, sobre todo porque es precisamente la familia el primer factor de protección al que se suele acudir cuando se necesita apoyo. Vivir con la cercanía de una persona o un grupo de personas que propicia un maltrato psicológico a diario, cuando más bien deberían ser el principal sostén de las emociones, es sumamente complicado. La humillación y desvalorización a la que es sometido y hacer sentir a la víctima como la peor persona del mundo, además como la culpable de lo que está sucediendo, es un duro golpe a sus emociones y sentimientos.

Casi siempre, el principal elemento afectado es la autoestima. El acosado comienza a sentir que no tiene ningún valor para sus familiares, causando un enorme estrés emocional y disminuyendo progresivamente su estabilidad afectiva; prácticamente llega a sentir que, si no es querido por nadie dentro de su propia familia, nadie lo hará nunca fuera de ella, por lo cual termina por abandonar su hogar y cayendo en un círculo de inestabilidad emocional del cual es muy difícil librarse.

El daño percibido por quien es víctima de mobbing familiar muchas veces no tiene forma de ser sanado. Otra consecuencia muy grave puede ser la depresión, que además en algunos casos origina el consumo de sustancias nocivas para la salud, como el cigarrillo, las bebidas alcohólicas e incluso las drogas.

Existe también un porcentaje considerable de individuos que son víctimas de acoso, pero que nunca se han percatado expresamente de ello. Son aquellos quienes más se consideran responsables de la situación que se esté viviendo en la familia, lo cual también desata la aparición de los trastornos ya mencionados pero sin sospechar cuál es su origen. Este tipo de víctimas son las más difíciles de atender porque, si bien saben que necesitan ayuda, desconocen el origen real de sus complicaciones.

Las víctimas de acoso también pueden comenzar a desarrollar una sintomatología caracterizada por otras múltiples alteraciones psicológicas, que incluyen la dificultad para concentrarse, ataques de pánico, constante miedo y sensación de amenaza, trastornos del sueño, enfermedades somáticas y paranoia.

Lamentablemente, podría darse el caso en el que la recuperación de una víctima de mobbing familiar tarde varios años en concretarse, y en los casos más extremos, eso quizás no suceda nunca, haciendo imposible la reinserción del individuo a su núcleo familiar, o peor aún, la incapacidad de formar una nueva familia.

Ayuda psicológica en casos de mobbing familiar

El primer paso de una persona hacia la recuperación cuando es víctima de mobbing familiar, es aceptar que requiere apoyo para subsanar las heridas producidas por las circunstancias que está viviendo, para que pueda ser capaz de buscar ayuda por iniciativa propia, debido a que difícilmente obtendrá de su entorno todo lo que necesite.

Ahora bien, la ayuda psicológica es esencial en casos de mobbing familiar. La gravedad de las secuelas emocionales que produce esta práctica solamente puede ser sanada mediante ayuda profesional, además de que el afectado por lo general se encuentra tan aislado que no encuentra ninguna persona en quien refugiarse. El psicólogo o psicoterapeuta encargado de atender a un paciente envuelto en este escenario, debe tener la suficiente experiencia en el ámbito intrafamiliar, porque la víctima de mobbing familiar ha desarrollado sus trastornos emocionales como consecuencia del trastorno de alguien más, el acosador familiar, por lo tanto, no está realmente enfermo, sino en un estado que se instauró en él como mecanismo de defensa, y en muchas ocasiones el tratamiento no se aplica con la correcta investigación de cuál es el origen del malestar, por lo que el paciente termina siendo diagnosticado como si los trastornos que presenta provienen de un problema dentro de él mismo.

Este profesional debe plantearse dos objetivos con su paciente: el primero, ayudarlo a recuperar su capacidad de identificar sus necesidades y capacidades para afrontar el día a día en su vida, y segundo, guiarle en la sanación de las heridas emocionales causadas por el acoso que ha sufrido, incluyendo la superación de los trastornos que ahora padezca, como pueden ser la depresión, ansiedad o baja autoestima, además de orientarlo en dejar a un lado el duelo por haber perdido un apoyo tan importante como lo es el de su familia.

En este mismo sentido, la etapa inicial de la recuperación puede ser complicada, porque en toda terapia psicológica el apoyo familiar puede significar una gran ayuda, pero en este caso no se cuenta con ello. Por esto, el primer paso para el paciente es ser conducido al levantamiento de su autoestima, con el firme propósito de aprender a cuidarse por sí mismo en esta y cualquier otra circunstancia.

Otro gran reto es poder ayudarle a dejar a un lado el rencor o los sentimientos negativos que puedan surgir en el proceso de recuperación, porque en la medida que se avanza, es posible que aparezcan deseos de venganza hacia quienes le han propinado un gran daño en el pasado, con el riesgo de convertir toda la situación en un mal mayor, cuando ahora sea él quien experimente la necesidad de hacer daño a sus antiguos agresores, o peor aún, a alguien más que ni siquiera tenga relación alguna con lo sucedido.

Al final se presentan dos fases importantes en la recuperación: la superación y el olvido. En ellas, el paciente pasará poco a poco a dejar en el pasado lo sucedido y a reforzar aún más la autoestima y la confianza en sí mismo, incluso es capaz de conversar al respecto con otras personas, sin sentirse apenado, avergonzado y mucho menos culpable o responsable por la situación vivida, hasta que, finalmente, no quede más que un viejo recuerdo.

¿Cómo combatir y lidiar el mobbing familiar?

El mobbing familiar es una de esas situaciones que absolutamente nadie quisiera vivir. La familia es naturalmente el entorno más seguro con el que una persona cuenta, y encontrarse en un contexto en el que algún pariente arremeta contra nosotros, es totalmente desestabilizador. Por lo tanto, es necesario ser valiente en todo momento y afrontar las circunstancias con firmeza y asertividad.

Las víctimas deben hacer lo posible por no quedarse calladas y hablar sobre lo que está sucediendo con otras personas, especialmente con otros familiares que aún no se hayan percatado de la situación, antes de que caigan dentro del juego del agresor. De esta manera se estaría previniendo que el acoso se convierta en algo progresivo y sistemático, además de conseguir el apoyo necesario para detener la persecución a tiempo, porque en caso contrario, quizás cuando intente hacer algo al respecto ya sea demasiado tarde, y la imagen de la víctima esté tan manchada que no tenga solución. En esta circunstancia, lo mejor es dejar de intentar buscar apoyo en aquellos familiares cuya percepción del individuo ya está deteriorada, porque sería prácticamente una pérdida de tiempo valioso, que pudiera ser aprovechada en mirar otras alternativas de ayuda.

En cualquier caso, la solución siempre estará en las propias manos de la víctima. Lo más aconsejable es alejarse del foco destructivo antes de que el instigador haya hecho tanto daño que la víctima no pueda valerse por sí misma. La terapia psicológica es recomendable incluso en una fase temprana del mobbing familiar, cuando apenas comienza a percibirse cierta incomodidad o desprecio; una reacción a tiempo puede ser la salvación ante un futuro desolado e incierto.

Autor: © PSIGUIDE
 


domingo, 1 de noviembre de 2020

Ante tantas preguntas incomprensibles: la respuesta esta en el viento


Con la actual pandemia del Covid, padecemos en todo el mundo una situacion dramatica, insolita y de caracter singular en la historia de la humanidad, no tanto por su naturaleza como por las medidas adoptadas desde los diferentes paises.

Ante esta realidad incontrolable para el ser humano, surgen infinitas preguntas: ¿Quien, donde, cuando, como, por que, para que,  etc ?,.  Y una vez mas nos surge una unica respuesta, incompredida :   La respuesta esta en el viento...   osea en Dios