miércoles, 25 de enero de 2023

Más de 500 médicos firman un manifiesto por el latido fetal

Uno de los mayores dramas de nuestro tiempo es la crisis de la Verdad, y un ejemplo de ello es que se haya politizado hasta extremos irracionales la muerte de los no nacidos en el seno  de su madre, y hasta el punto que la defensa y protección de los mismos, se equipara al fascismo o la extrema derecha.

Y ello a pesar de que para los médicos se trata de  uno de los fundamentos del  eterno y universal Juramento Hipocrático, vigente hasta ahora durante mas de dos mil años.  Es como si la defensa o la actitud a favor del racismo o del holocausto se asociara a la libertad y al progreso.

Desde esta revista medica I-Sanidad se informa de la iniciativa de algunos médicos heroicos, lo que significa un soplo moral de aire fresco para la profesión medica, y que tal vez algún día se recuerde al igual que los pocos médicos alemanes que se opusieron al holocausto.

Puedes firmar el manifiesto aquí:  Manifiesto de Médicos por el latido fetal

viernes, 20 de enero de 2023

Los errores y equivocaciones

Manuscrito de Gregorio Marañón
“Errar, verbo simbólico que significa al mismo tiempo vagar y equivocarse: los dos grandes maestros de la vida.  

Haber errado mucho y no tener intención de engañarnos. No hace falta más”.   

Gregorio Marañón

 

  • Asumir los propios errores es un acto de humildad que nos hace mas humanos y por ello mas tolerantes. 
  • Comprender los errores de los demás es un acto de generosidad que nos hace mas libres y por ello mas sabios. 
  • Y es que no podemos olvidar que ambas cosas, son siempre dones gratuitos.

Es frecuente ver en los grandes creadores, errores en su escritura como en este manuscrito del maestro Marañón: palabras tachadas e ilegibles, flechas que las unen entre líneas, cambios de dirección, etc.

Y simbólicamente es porque el camino empedrado de la creación, que es el de la Verdad, está forjado con rocas: algunas de las cuales se han de pulir, otras de dudas que a menudo hay que saltar, y aun hay otras “chinas” que ocasionalmente se meten en el "zapato, al caminar."

Pero existen también las que son lanzadas con el “tirachinas” de la envidia o con la “honda” del resentimiento, son éstas las más dolorosas por venir de la mano del hermano ciego o tal vez cojo.

Mas son “rozaduras”, quizá a la larga estimulantes, pues no llegan nunca al corazón y cicatrizan al instante cuando éste se halla revestido de la generosidad, que no es sino “el acorazado manto de Dios”.

viernes, 13 de enero de 2023

La importancia del futbol como fenómeno de masas y su incidencia en la salud



La importancia del futbol como fenómeno de masas resulta evidente, lo hemos vuelto a comprobar en el reciente mundial de Qatar, y su incidencia en la salud social es innegable.

Y es que, aunque el deporte en general sea un tema un tanto desdeñado o menospreciado por los intelectuales, especialmente de aquellos que más miramos y admiramos como G. Marañón y Juan M. de Prada, que así lo expresan, tal vez sea porque no han analizado en profundidad su incidencia y calibrado su verdadera dimensión humana.

Es seguro que si Marañón hubiera podido contemplar, como hoy lo podemos hacer por televisión: países y casi el mundo entero, paralizados por un partido de fútbol, incluidos niños, adultos y ancianos, etc, indistintamente de su edad y condición, asimismo presididos por Jefes de Estado, y todos los medios de comunicación enfocados en ello, etc.,  hubiera percibido el profundo significado del deporte en la evolución de las sociedades humanas.

Porque nada de cuanto hace el hombre, que no esté enfocado al mal, es estéril.

Como médico, he podido observar a ún enfermo en fase terminal recuperar toda la atencion y el animo vital durante el tiempo que duró un encuentro de fútbol, algo que no lograba ninguna medicina.

Y es que el deporte en general y el futbol en particular, poseen algunas características:

1- A su través se encauzan, a modo de juego, las energías más primitivas del hombre.

2- Es un medio de comunicación universal, a traves del lenguaje comun de las emociones, y es que hasta en el rincón más perdido del globo se conoce hoy a Messi, Cristiano Ronaldo, etc.

3.- Se favorece la integración social de la inmigración justo en el eslabón más sensible: los niños. El solo hecho de que el mito o héroe deportivo sea Messi, Cristiano, Mbappé, Pelé, etc., resulta más efectivo que cualquier campaña de concienciación antirracista.

4.- Se transmiten valores supremos, por ejemplo el acto simbólico, tan frecuente en  muchos jugadores de santiguarse al salir al campo.  Y es que cuando un ídolo -esto es alguien a quien se admira y por ello susceptible de enseñar por mimetismo- se santigua ante miles de millones de personas, no puede resultar algo intrascendente.

Como tampoco el acto simbólico de besar el anillo conyugal en el momento extremo de la emoción del gol, como lo haría hoy Don Quijote hacia Dulcinea.

Esta noble y trascendente función del deporte se puede visualizar en la calle a través de la imagen: por ejemplo el inmigrante viste de calle hoy, camiseta de fútbol o básquet, botas de baloncesto o gorra americana de béisbol, parece estar gritando: aunque tenga distinto color de piel soy como tú, hijo del mismo Padre”.

Pero como toda actividad humana es dinámica,  algo está cambiando: la información deportiva -no por casualidad presentada casi siempre por informadores con cierto aire infantil-  se enfoca cada vez menos en la victoria o derrota de un equipo y se acerca más al lado humano, a la anécdota, a la persona.