jueves, 19 de julio de 2018

Dia de la marmota: La explotación laboral de los médicos de familia, en verano: mas y peor



 REPRODUCIMOS EL MISMO POST ESCRITO HACE 3 AÑOS Y QUE PODRIA SER IDENTICO EN LOS ULTIMOS 14  O 24 AÑOS: 
(16-8-2015)
Como todos los veranos -coincidiendo con las vacaciones y la ausencia de sustituciones de médicos en los centros de salud-, se pone de manifiesto de manera más diáfana y transparente: la actual situación de explotación laboral de los médicos de familia en España.
 Y al igual que cuando baja la marea, lo que queda al descubierto y se ve con mayor nitidez, es: todo un complejo entramado o sistema parasitario montado en base a la explotación del médico y el maltrato también del paciente:

Por ejemplo se pueden ver Centros de salud, con 2 o 3 médicos -literalmente torturados-  haciendo el trabajo de 6 o 9, y por ello atentiendo en consulta a más de 50, 70 o 120 pacientes, disponiendo de menos cinco minutos para atender a cada uno de ellos. (generalmente se "usan" como suplentes: medicos de familia jovenes en paro, en formación o inmigrantes).
Mientras tanto, el resto de personal sanitario y no sanitario, sí suele disponer de sus respectivos suplentes y por ello haciendo el trabajo con su carga habitual, que en en el caso de otros profesionales sanitarios, puede o suele ser: consultas de 4 o 5 pacientes por día.

De forma  expresiva y metafórica, se podría decir que los centros de salud son en verano -más que nunca-:  centros de tortura para médicos, y de ocio y relax para el resto de personal sanitario y no sanitario
O lo que es lo mismo: "Auswich" para médicos, y "Marina-dor" para el resto del personal laboral.
Mientras tanto, continua en "paradero desconocido" y como siempre ausente: la responsabilidad en la gestión sanitaria, y se mantiene el Top-secret mediatico que rodea a esta gravísima realidad social.

Todo esto, ya lo describimos con mayor detalle y profundidad en esta otra entrada:
Todo lo que hay detrás y alrededor del acto médico y de la "barra-libre 
No confiamos por desgracia con los tradicionales  supuestos representantes profesionales, incluidos dentro de dicho sistema parasitario, y que parecen mas entretenidos en conseguir mejoras economicas espureas que condiciones laborales dignas.

 Y es que al final, las grandes victimas son como siempre el medico y el enfermo (unos sin saberlo y otros sin quererlo saber)..,. y la sociedad entera, pues la degradación del acto médico conlleva una desvalorización de la dignidad humana y supone un retroceso social.6

domingo, 1 de julio de 2018

¿Por que llevan tatuajes casi todos los futbolistas ? ¿Son inocuos?



 INICIAMOS UN PEQUEÑO CICLO DE POST SOBRE TEMAS DE PSICOLOGIA SOCIAL, este sería el primero

Es una realidad que resulta llamativa: Podríamos decir que casi el 90% de los futbolistas de hoy en día, llevan tatuajes, a cual más vistoso, colorido y extenso; Parece una competición para ver cuál se tatúa mas y en que partes más insólitas de su cuerpo.

La 1ª pregunta que nos surge es
¿Por qué se tatúan los futbolistas?  (comparativamente mucho mas que el resto de personas)
Las respuestas posiblemente sean varias, dependiendo del grado de hondura que exploremos

1-     Por moda, seguramente todo comenzó con alguna una gran figura reconocida, como Beeckan y  después por mimetismo se perpetuo, pues no siempre fue así.

2-    Por exhibir un cierto desprecio al dolor y por ello muestra de valentía -como los piratas-, aunque esto parece descartado pues el proceso de tatuaje hoy en día es indoloro.
Ello incluiría tal vez cierto masoquismo: para hacerse perdonar socialmente el éxito. 
Eso sería más común en España donde la envidia es nuestro pecado capital, y todo aquel que triunfa se convierte en objetivo del verdadero deporte nacional: “el tiro al plato”


3- Por intentar singularizarse personalmente, sin darse cuenta que por el contrario y paradójicamente se despersonalizan más, al mimetizarse con el mismo “uniforme corporal” que los demás. De hecho se podría decir que quienes verdaderamente se singularizan son quienes no los llevan.

Y profundizando más:  podría  inducirse cierta inmadurez personal pues se trataría de buscar la identificación personal fuera del cauce normal, precisamente por una falla de dicha construcción de personalidad.
No hay que olvidar que a menudo son muy jóvenes, con poca experiencia y formación vital, a quienes el brillo del éxito, el dinero y reconocimiento social les descoloca de la propia realidad, tanto como a esos cantantes, también ídolos de barro, a quienes idolatran los jóvenes.

4- Por el componente exhibicionista o histriónico que conllevan todos “los trabajos de masas”. Tienden a inducirlo los se exponen ante las masas y en este caso desde dentro de la masa de un equipo donde se diluye en cierto grado la personalidad con un número.
A diferencia de otros trabajos o espectáculos exhibidos ante masas, como el toreo, que paradojicamente son radicalmente individuales y graves, 
Resultaría impensable ver a un torero tatuado ni tan siquiera con bigote o barba pues el valor y la singularidad personal se manifiestan por sí solos. (A lo más que llegan es a portar un traje vistoso pero personalizado para resaltar mejor su arte )

Que es lo peor?  Lo que puede representar de mimetismo para otros jóvenes que tratarán de imitarlos, partiendo de la base que son ídolos y por tanto referentes sociales 
A nivel fisico también  una cierta desvalorización del cuerpo humano cosificandolo como objeto portador de grafitis

A nivel de salud, aunque tal vez no haya estudios contrastados que lo confirmen pero parece razonable pensar que han de resultar nocivos, tanto por la composición de algunas de sus tintas, orgánicas y otras minerales constituidas con sales de mercurio, cromo, cobre, plomo, etc.
Con la extension inevitable desde la piel hacia las demás estructuras corporales, con migración a los ganglios linfáticos y su posible predisposición a patologías tumorales.

Todo ello reconociendo el valor social inestimable del deporte, y mas en concreto del fútbol, como portador de valores morales y por ello en el progreso social de la humanidad

Estas palabras del maestro Gregorio Marañón nos aportan mas luz: 
"El hombre que aspira a diferenciarse por sus sombreros o por sus corbatas (* hoy en dia  lo sustituariamos "por sus tatuajes"), lucha sin saberlo, por compensar una invencible indiferenciación de su personalidad"