viernes, 17 de noviembre de 2017

La pandemia actual de defectos de la visión, en los niños




Tal vez sería más exacto este titular: “la pandemia de defectos de refracción en los niños”, o más gráfico: “... de niños con gafas”. 
Se trata sin duda de una pandemia difícil de cuantificar pues que sepamos, no hay estudios estadísticos precisos; Pero nos atreveríamos a aseverar que la fotografía que ilustra este artículo -hecha al azar-  puede ser representativa. (6 de cada 8 niños necesitan gafas de manera mas o menos permanente)
Y es que, si hace una década, la proporción de niños menores de 7 años que precisaban gafas, podría ser del 10 o 15%, hoy en día, tal vez sea del 80 u 85% .
¿Qué ha pasado, o cual podría ser la causa de esta patologia con carácter pandémico, en los niños?
Con respecto a la etiología nos atreveríamos a sugerir dos hipótesis: 
1-  La visión a través de los nuevos televisores de plasma con pantallas gigantes (casí todas más de 30 o 40 pulgadas) que inundan la mayoría de los hogares.
2-  El uso y abuso de las tabletas, teléfonos móviles y ordenadores
¿Cuál sería la patogenia?
Al margen de los caracteristicas tecnológicas de los aparatos (resolución de la pantalla, etc. )
Y de los factores personales: constitucionales  o hereditarios de cada niño
Hay que reconocer varios hechos que son consustanciales a la naturaleza humana:
 1-  Y uno de ellos es que en general, los organos de los sentidos del niño -incluida la visión- responden de manera más intensa y prolongada a los estímulos, y especialmente a los visuales y auditivos tanto de imágenes como de colores, con una mayor fijación o focalidad de la vista a los objetivos, “forzando” toda la compleja estructura neuro-muscular y vascular del ojo, para la acomodación, parpadeo, secreción lacrimal...
Y ello para adaptarse a dos factores medioambientales exógenos patógenicos : 
1-  Las grandes dimensiones de las pantallas de TV 
2- La corta distancia desde la que se suelen mirar, dadas las reducidas dimensiones de las viviendas hoy en día. 
3-  El tiempo prolongado que permanecen viendo TV

El hecho de que los niños -desde sus primeros  meses y años- aprendan a mirar la televisión en estas condiciones anomalas, sería una aberración semejante proporcionalmente a si los adultos mirásemos las películas de cine desde la primera fila, de forma prolongada y sistemática. Si así lo hiciéramos presentaríamos cefalea desde el comienzo de cada película sin aguantar hasta su final. 
 No es difícil pues imaginar cómo puede afectar al niño -en etapa madurativa- adaptarse a esta realidad patogénica ambiental, debiendo adaptar sus ojos para el efecto –defecto en este caso-  de acomodación que exige esta situacion anomala.
Respecto a las tabletas, teléfonos  y ordenadores, valdrían la mismas hipótesis etiopatogenicas, teniendo en cuenta que el niño queda aún mas absorto o hipnotizado por sus pantallas, reducidiendose más aún la distancia de visión y entrando en contacto físico con la pantalla a traves del tacto.
¿Cuál sería la mejor solución o tratamiento?  Obviamente si el niño precisa lentes para corregir el defecto de refracción, el oftalmólogo valoraría que tipo de optometría sería la más adecuada y sus condiciones de uso, teniendo en cuenta que se halla en fase madurativa y evolutiva y la gran capacidad de acomodacion ocular del  niño 
Respecto a las causas etiológicas y medidas preventivas:    Parece razonable:
1- reducir en lo posible el tamaño de la TV de plasma de nuestros hogares (“menos pulgadas”)
2- instalarlas con la mayor distancia posible para su visión, procurando que los niños no se acerquen  (situarlas en alto puede ser un medio). 
3- limitar razonablemente el tiempo de visión de la televisión.   
Lo mismo valdría para tabletas, ordenadores y móviles.
Ni que decir tiene, que volver a leer libros de papel, ya sean cuentos, etc.,  jugar en el parque, naturaleza o con la familia, sería sin duda, la mejor escuela de salud.

domingo, 24 de septiembre de 2017

Terremoto de Mexico: radiografia de un pueblo vivo







Ya nos referimos a México, en otra entrada: "Cosas que un español admira (y envidia) de México"
Entonces ya decíamos que:
 “Sin duda, la mayor riqueza de México es su riqueza humana, todo lo demás viene por añadidura o es consecuencia de la misma.
Si hubiera que definir a México a grandes rasgos, diríamos: que es un lugar, en el que todo el mundo parece empeñado  -desde que se levantan hasta que se acuestan- en tratar de hacerse la vida más fácil y llevadera unos a otros, y de paso, ganarse la vida en ello
Y lo hacen de forma casi lúdica, con esa alegría natural que surge cuando se sabe instintivamente que se actúa en una dirección vital correcta, y que todos los trabajos son iguales en dignidad.

Y si en algún momento se puede observar con mayor nitidez esta realidad, es en circunstancias difíciles o extremadamente dolorosas, como las acaecidas en el reciente terremoto. Pues tanto a nivel individual como social, la calidad humana -los quilates humanos-  se muestran más nítidamente en situaciones extremas.

Y es que tal vez resulta difícil por no decir imposible, hallar otro lugar en el mundo, donde se pueda contemplar con tanta nitidez esa exhibición de extrema generosidad, solidaridad, valentía, heroicidad, sentido de trascendencia, en definitiva cualidades humanas excelsas, y por ello eternas y universales pues no son otra cosa que reflejos de la Dignidad humana.

Pero la mayor singularidad de todas estas acciones son:
1- La organización espontánea del rescate por parte de la población, antes de la llegada de los equipos oficiales de rescate que a veces no llegan o lo hacen tarde, o en colaboración con ellos, pero siempre con una eficaz organización y responsabilidad, que son los dos componentes necesarios para no caer en masa.
(Se organizan cadenas humanas de cientos o miles de personas para desescombrar, piedra por piedra, y las personas más pequeñas actúan de 'topos" metiéndose entre los escombros para salvar vidas, aun sabiendo el peligro de ser sepultados por derrumbe pues además son frecuentes las réplicas.
2-  La respuesta social es generalizada: hoteles, restaurantes, transportes, etc.. abren sus puertas gratuitamente, los restaurantes incluso llevan la comida "a pie de rescate", lo mismo que muchas familias que ofrecen sus casas y todo cuanto puede resultar util y valioso.

 3- La conciencia del sentido trascendente de sus acciones, casi siempre con un componente  religioso, (por ejemplo "los topos" antes de cada acción suelen rezar y van acompañados de la imagen de la Virgen de Guadalupe).







4- La ilimitada o sobrehumana esperanza (Tal vez como consecuencia de lo anterior: 3) : Se siguen buscando vidas durante días y semanas, y da igual que estas puedan ser de ancianos, niños o jóvenes.
Y a veces acompañadas con el aliento sublime de la melodia de mariachis, que en este caso es mas rezo que canto: “Canta y no llores, porque cantando se alegran, cielito lindo, los corazones”

Esa revalorización de la Dignidad humana, que forma parte de la idiosincrasia del pueblo mexicano -al margen de sus enfermedades sociales- y que sale más a la superficie en situaciones extremas, es el mejor tesoro y sobre todo la mayor esperanza, no solo para México e Hispanoamérica sino también para el resto de la Humanidad.

Y ello a pesar de sufrir (al igual que España) casi de forma crónica, la grave plaga social de políticos corruptos y amorales.  Indignos de un pueblo, sin duda bendecido por Dios, y no por casualidad a través de su vía más directa: Su madre la Virgen de Guadalupe.

Tal vez ninguna palabra mas precisa, luminosa y  transparente, como las que pronunció el Cardenal de Mexico dirigiendose la la Virgen de Guadalupe : ( Ver video del minuto 24 al 32)