sábado, 25 de junio de 2011

Porque NO ES "Uno-de-los-mejores-sistemas-sanitarios-del-mundo"


Uno de los tópicos mas manoseado por los políticos, especialmente en las campañas electorales, y que mas ha llegado a calar en gran parte de la población, es que en España tenemos "Uno-de-los-mejores-sistemas-sanitarios-del-mundo" (Udmssdm)  fundamentalmente en base a criterios populistas como la barra libre total,  y siempre comparandolo con países que excepcionalmente no poseen ninguna o poca asistencia.


Como siempre ocurre con las grandes mentiras sociales, un analisis minimamente razonable, real y comparativo con  los paises de nuestro entorno, descubre que se trata de una falsedad manifiesta y una manipulacion mas, de un sistema politico que trata de vender a las masas, que los politicos ( que por su propia funcion social deben gestionar siempre los servicios sociales)  si se les vota,  les aseguran la salud, la seguridad  y la felicidad eterna a sus votantes.

Algunos puntos a aclarar son:

1- Sobre la gestacion del actual sistema paternalista de Seguridad social "modelo de progresismo": aunque se asocia a la democracia, lo cierto es que el lo creó fue Franco y concretamente su ministro mas falangista: Giron de Velasco, si bien se complementó con el actual modelo cubano de gestion, en la Ley de sanidad.

2 La "barra libre " esconde otras problemas:
Falta de personal sanitario, exceso de burocracia ,  disolución de la estructura jerarquica de la Sanidad, basada en la responsabilidad y el respeto, ( necesaria en todas las estructuras sociales que manejan la responsabilidad ),  desautorizacion social y vejacion administrativa del Medico,  invocandole  a hacer trabajos auxiliares, administrativos o de celadores que no le corresponden , todo ello confluye en la falta de tiempo real para diagnosticar y tratar a los pacientes, con el consiguiente riesgo para la salud de todos, también  de los propios médicos.

Y es que, no nos engañemos: la actual degradación  del acto medico en España, conlleva inexorablemente a la desvalorización de la salud, de la vida y por ello de la propia Dignidad humana


3- " De poco sirve la barra libre, si se da garrafon", como diria aquel:
Lo cierto es que hoy en dia, podemos asistir a consultas de atencion primaria o pediatria, en donde se atiende personas , a menudo niños,  en tiempos infrahumanos e indignos: menos de 3 minutos reales , tiempo semejante al que disponen las cajeras de supermercados para cobrar a los clientes.
" Y ya se sabe que, "la Medicina si no es humana ni es Medicina ni es nada"


La barra libre ha devaluado el valor del medicamento y tambien la labor sanitaria y del propio acto medico,  y es que, como dijo Cervantes: " Lo que nada cuesta, en menos se valora"

Todo ello y mas,  desentraña un sistema  sanitario, que lejos de ser  (Udmssdm),  paradojicamente podria significar un riesgo para la propia salud  y un atentado contra la Dignidad humana , y por ello denunciable politica y juridicamente.

lunes, 20 de junio de 2011

Siete principios para ser un Gran Medico

Gregorio Marañón junto al busto de Ramon y Cajal

Inspirándonos en los maestros humanistas de la Medicina como Gregorio Marañón, podemos hacer una síntesis de los grandes principios que se precisarían para ser un gran Médico.

Aunque básicamente ya están recogidos desde hace mas de dos mil años, en el Juramento Hipocrático, por ser eternos y universales, pero hay que reconocer que hoy en día, están un tanto diluidos y desdibujados por la propia realidad social.

Y es que, si bien debemos admitir que no es fácil llegar a ellos plenamente, pero si al menos, el poder tenerlos
siempre presentes en nuestro horizonte profesional, tal vez sea ya un gran logro y debiera ser un objetivo irrenunciable.
Asimismo conocerlos y reconocerlos, especialmente para las nuevas generaciones de médicos, puede suponer una manera de dirigir hacia un horizonte mas fecundo su trayectoria profesional.

Los princípios que se precisarían para ser un Gran Médico son:

1- Generosidad absoluta
Estas luminosas palabras de G. Marañón lo dicen todo:

Ser, en verdad, un gran médico es el amor invariable al que sufre y la generosidad en la prestación de la ciencia, que han de brotar en cada minuto sin esfuerzo, naturalmente, como el agua del manantial..

.. con la idea clavada en el corazón de que trabajamos con instrumentos imperfectos y con medios de utilidad insegura, pero con la conciencia cierta de que hasta donde no puede llegar el saber, llega siempre el amor”

2- Cultivar y preservar los principios morales

Sabiendo que estos, siempre serán el motor de nuestra actividad profesional.
Y admitiendo que en mayor o menos medida, siempre se hallaran cuestionados o amenazados desde la propia realidad social.

Nuevamente estas palabras de G. Marañón :

"Si ser médico es entregar la vida a la misión elegida.
Si ser médico es no cansarse nunca de estudiar y tener todos los días la humildad de aprender la nueva lección de cada día.
Si ser médico es hacer de la ambición nobleza; del interés, generosidad, del tiempo destiempo; y de la ciencia servicio al hombre que es el hijo de Dios.
Si ser médico es amor, infinito amor, a nuestro semejante....
Entonces ser medico es la divina ilusión de que el dolor sea goce; la enfermedad salud; y la muerte vida."

3- Defender siempre la Dignidad humana

Reconociendo que es intrínseca al ser humano y no depende de las circunstancias, cualesquiera que estas sean: edad, salud, sexo, religión, color de piel, hallarse dentro o fuera de su país ... o "dentro o fuera de su madre", etc.

Esto conlleva no perder el sentido critico ante situaciones injustas, y luchar en lo posible y en "lo imposible" contra medidas aberrantes o presiones del poder establecido que atenten contra la Dignidad humana y/o contra la vida.

 "No existen fronteras para el medico: su pasaporte es universal, carece de caducidad y tiene una sola nacionalidad: la Humanidad"  * Juan Francisco Jimenez Borreguero
4- Vivir el compañerismo

Gregorio Marañon y Fleming

Compañerismo lo podríamos definir como el fraternal sentimiento de amistad que surge espontáneo, hacia quien comparte el mismo camino y destino: la Dignidad humana, y hacia quien sostiene el mismo peso: el de la responsabilidad.

A este respecto G. Marañón nos dice:
“ Hablar mal de otro médico es, por muchas razones que tengamos para ello, hablar mal de la Medicina, y por lo tanto, hablar mal de nosotros mismos.
La Medicina vive de su indudable eficacia, cada día mayor; pero vive también y actúa beneficiosamente gracias a su prestigio, al mito de su eficacia, que es parte del honor profesional.”
"Cuidar ese prestigio es obligación primordial de los médicos, sin mas limitaciones que las que impone la salud del enfermo y la propia conciencia".
Desautorizar la actuación de un colega puede convenir a la vanidad o al interés inmediatamente del que critica; pero pronto la piedra, de rebote, caerá sobre su propia cabeza y sobre la cabeza de la Medicina".

5- Cultivar y estimular el entusiasmo
Alguien dijo que el entusiasmo es la hormona del alma, y por ello el signo de salud espiritual.
Hay que admitir que no es fácil preservarlo en estos tiempos de desencuentro, en los que la sanidad en España, esta gestionada bajo criterios manipulativos por el poder político, degradando y pervirtiendo a menudo el acto médico.
Aunque siempre existe un espacio inviolable e inaccesible en la relación médico-paciente, que nos permite desarrollar y hacer fecunda la acción propiamente medica y humana.
El entusiasmo también se manifiesta a través del estudio y actualización del conocimiento pues la Medicina crece mas deprisa que nosotros mismos.

A este respecto G. Marañón nos dice
" El medico escéptico, por lo tanto esta casi inerme en la lucha contra la enfermedad "

6- Vivir y transmitir el humanismo medico

Todos los trabajos suponen cuotas de poder social, y el medico sin duda, lo posee en mayor grado.
Administrar ese poder con responsabilidad es tarea de todos, recordando siempre que es un poder "prestado", y que hay que devolverlo -a veces a precio de usura- en forma de servicio y generosidad, evitando los abusos o "borracheras de poder" .

Por ello se debe procurar siempre el trato humano.
Todos los médicos sabemos, y son múltiples los casos que lo corroboran, que "la esperanza también es curativa", y por ello cerrar puertas, aun cuando parezca "objetivamente" (nunca lo es ) que no hay horizonte, es tal vez una forma de cortar y acortar vidas

A este respecto G. Marañón nos dice:
Debemos declarar heroicamente que el medico no solo puede, sino que a veces, debe mentir. Y no solo por caridad, sino con el más riguroso criterio científico.
Mucho tiempo antes del auge de la Medicina psicosomática sabíamos todos que una piadosa e inteligente inexactitud deliberadamente imbuida en la mente de un enfermo puede beneficiarle mas que todas las drogas de la farmacopea.


Ahora repito lo que he dicho otras veces: que estos médicos que atropellan la infinita sensibilidad de un enfermo y de sus familiares con tal de no equivocarse, con tal de que no padezca su reputación, son lo peor de la profesión nuestra; mas nocivos que los médicos distraídos y que los ignorantes
" GM.

lll..
7- Cultivar otras actividades creativas extramedicas
Ya dice el refrán que "Quien sólo sabe de medicina, ni de medicina sabe" .

Y es que, la propia naturaleza del trabajo del médico conlleva a estar en contacto con el sufrimiento humano y la muerte, lo que tal vez le impulsa hacia actividades artísticas como reacción compensadora y saludable.

Sobre esto, nos ilumina G. Marañón también, con estas palabras:
"Vivir no es solo existir, sino existir y crear; saber, gozar y sufrir, y no dormir sin soñar; ....descansar es empezar a morir"

"Todo pasa menos la Verdad y la belleza, pero la Verdad no es de este mundo,.. la belleza si".

miércoles, 1 de junio de 2011

¿Se pueden poner las listas de pacientes citados, fuera de las consultas?



Siguiendo con la intención de tratar temas que parecen tabú dentro del entorno laboral sanitario, y haciendo una vez mas, de mosca cojonera, nos hacemos esta pregunta:

¿ Se pueden poner los listados de pacientes citados, fuera de las consultas, en la  puerta?  ..,  con objeto de intentar arañar algunos minutos para la atención propiamente medica y  centrarse mejor en la actividad asistencial ?
 
Aunque hay Centros de salud o áreas sanitarias donde es o era  habitual esta practica,  si preguntamos a los gestores políticos nos encontramos con la respuesta de que:
 " No se puede porque atenta contra el derecho a la intimidad de los usuarios " .

Respuesta un tanto  paradójica, puesto que los mismos políticos no dudan en poner los listados de los votantes, en las calles, en las paredes de los colegios electorales, con sus datos personales (edad , dirección, etc.)  el día de las votaciones, día trascendente sin duda para ellos puesto que se deben asegurar su sueldo durante cuatro años y amenudo su pensión máxima vitalicia.
¿ Pero que se esconde, de manera mas o menos instintiva, detrás de esta prohibición, aparentemente proteccionista ?
 Sin duda,  sacar a la luz listados de mas de 40 o 50 pacientes, en los que se descubre que el tiempo asignado a cada uno es de 5 minutos, supone desenmascarar un sistema vendido electoralmente como "udmssm" ( uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo) -en base a la "barra-libre"-,   y descubrir  un sistema   radicalmente inhumano y aberrante que atenta contra la dignidad humana.

Y es que, no nos engañemos: sacar los listados a la luz, pone y expone pruebas objetivas de la actual degradación del acto medico,  y destapa el pastel de una realidad sanitaria en la que se trata a los personas ( a menudo niños)  como animales, en un tiempo  infrahumano e indigno , con el consiguiente riesgo para la salud y  la seguridad de todos, también  de los propios médicos.

En definitiva, significa exponer a la luz, tal vez las pruebas de un delito..., pero no  contra la intimidad, puesto que no se vulnera ni se expone ningún dato intimo del paciente,  y al medico  se puede acudir por muchas razones,  ni siquiera personales, sino porque supone las pruebas objetivas  de un sistema  sanitario que paradojicamente podría atentar contra la propia salud y la Dignidad humana , y por ello denunciable política y juridicamente.