sábado, 25 de febrero de 2017

El papel de la Medicína en la cosificación del ser humano: vientres de alquiler




Recientemente en una sesión clínica, tuvimos la oportunidad de conocer, consternados, la respuesta de la Medicina alemana -como institución-  durante la etapa del nazismo.

 Y uno de los datos expuestos más impactante y doloroso, como médico, fue saber que mas de la mitad de los médicos se afiliaron al partido  nazi y el resto -salvo excepciones- y hasta la casi totalidad, colaboraron en la clasificación  de los seres humanos "inferiores " que debían ser ”eliminados”, marcando con una "x" los elegidos tras su exploración médica, siguiendo las directrices de selección eugenésica marcadas por el nazismo y el mismo Hitler.
Entre ellos se encontraban enfermos mentales, epilépticos, discapacitados físicos, etc.. todos ellos "eliminados" mediante su asesinato eufemísticamente denominado "muerte compasiva·. Y que tanto nos recuerda a la  hoy también denominada "muerte digna".

Todo esto nos hace reflexionar sobre la fragilidad humana, su vulnerabilidad ante personalidades psicopáticas o entornos politicosociales igualmente patógenos y sobre todo, de lo que ocurre cuando la Medicina se despoja y aparta de sus principios morales eternos y universales, marcados en el bimilenario Juramento Hipocrático.

 Y tambien nos hace reflexionar hasta qué punto nos encontramos hoy en día, en una situación no muy diferente, con las políticas de ingeniería social dictadas por el NOM (nuevo orden mundial).

Baste ver este video, para hacernos reflexionar. 
 O pasarse por este blog: Medicina y Holocausto,  para saber lo que pasó entonces y puede pasar o ya está pasando, de manera más o menos visible.

Respecto del video, recordemos estas luminosas palabras del maestro Marañón:

 “Si la convivencia íntima de unos meses con otro ser humano, cualquiera que éste sea, deja en nosotros huellas que no se pueden borrar jamás, aun cuando nuestra conciencia lo olvide, ....
pensemos de qué calidad y de qué hondura serán los surcos que graba en nuestra anatomía y en nuestra alma la intimidad religiosa y ferviente con nuestra madre durante el tiempo en que vivimos de la propia sangre suya y en la que la más tenue de sus emociones se propaga, como las ondas del mismo agua, a nuestro corazón”. 
                                       Gregorio Marañón 

La estremecedora carta de una madre de alquiler: “No sé cómo te llamas, ni si estás bien, ni si siquiera existes”


Una carta muestra la estremecedora realidad que se oculta detrás del alquiler de vientres, un lucrativo negocio por el que centenares de personas ganan dinero en España, a pesar de ser ilegal. 

Esta carta te la debo desde el día en que naciste. Ni siquiera me dejaron verte: sentí trastear entre mis muslos, sentí el cuerpo abierto de dolor, y enseguida te sentí llorar. Fue un ay y un adiós. “Intenta descansar”, me dijeron; pero los vi como a hienas, ensangrentados, saliendo a todo correr con el festín de mis entrañas.
Todas éramos adultas, libres, altruistas -nos decían- para tomar la decisión de hacer felices a otras personas. Pero no. Yo lo hice por dinero. Durante nueve meses dispusieron de mí: me obligaron a seguir una dieta específica, a no fumar, a no beber, a no tener relaciones sexuales con extraños; y me fueron pagando mes a mes, para tenerme controlada. El resto me lo dieron al final, todo junto, como a Judas.
Sé que existen países en donde se puede comprar una esposa; yo no fui propiedad de ningún hombre, pero arrendé mi cuerpo. El contrato que firmé no me permitía ni siquiera abortar. Fui una ramera: el útero es más íntimo aún que la vagina.
En la clínica –se me antojaba una granja de conejas parideras- en la que negociaban con nuestros vientres, nos insistían en que estábamos haciendo una obra de caridad, en que éramos buenas samaritanas; estéril alegato: una mujer rica jamás cederá su cuerpo para que una pobre pueda tener un bebé; es más, conociendo nuestras procedencias, los ricos ni nos dejarían entrar en sus hogares.
Tus padres, bueno, los que pagaron por ti, eran una pareja de homosexuales. Una noche, en cama, los senos turgentes como un balón, el ombligo brotado como un níspero, mientras sentía tus piececitos golpear en mi conciencia sentí rabia: ‘Estos deben pensar que les cuesta igual a ellos echar un flato que a una mujer parir un hijo’. Seguro que lo entenderás cuando seas mayor. Espero que también se lo reproches: a mí me quedó lidiar con esta culpa que me mata; ellos tendrán apoyo psicológico y permiso por maternidad en su país.
Hasta he llegado a maliciar que, con tal de no tener dolores de parto, ni estrías, ni senos caídos, algunas mujeres pijas, en el futuro, podrán encargar un hijo como se encarga un cake en la tahona.
Dicen que no tenemos ningún vínculo, pero yo no soy un marsupial: de mí recibiste las proteínas y el alimento que necesitabas; y hubieses recibido mi anemia, o mis infecciones, si las hubiese tenido.
Dicen que soy una mera incubadora; pero el amor se siente, no se razona: un padre, aunque lo obligue la ley, no lo es por un encuentro fortuito; una madre siempre lo será, así la parta en dos la justicia salomónica.
Dicen que la paternidad es un derecho: lo sería si todos los huérfanos lo tuvieran primero a ser adoptados. A todo esto no sé cómo te llamas, ni si estás bien, ni si siquiera existes. ¿Y si a pesar de mis cuidados hubieses nacido enana o con síndrome de Down? ¿Devolverían el producto? Quiera Dios no estés en un orfelinato.
El fin no justifica los medios. Lo mío fue un contrato mercantil: Dignidad subrogada, cosificación, trata de vientres, estraperlo de bebés: rotura de principios, no de tabúes. La maternidad es fuente de vida, no de ingresos. Y no, no he donado un órgano. He vendido un ser vivo.
Ya no merezco seguir viviendo.
Esta carta (no sé cirílico) la encontraron en el bolso de Svitlana. A Svitlana, una mujer joven, la encontraron flotando en el río Niéper. En Ucrania es legal la gestación subrogada.

2 comentarios:

  1. Estimado Dr Francisco, me alegra que haya médicos con esa sensibilidad que muesttra en este texto y en todo el blog, y poder ver como aberrante lo que llaman maternidad subrogada. Yo estoy vinculada a una asociación feminista y hemos hecho protestas y enviado denuncias jurídicas, porque en España, está prohibida, pero permiten ferias para fomentar esa mercantilización de la mujer, y como usted dice su cosificación.
    Soy paciente suya, y he encontrado su blog, buscando algún email o teléfono desde este mediodía porque no he podido asistir a la cita. Anularé la de mañana también y la pediré para el jueves si no le importa, le explicaré el por qué del cambio. Mi centro y la Consejería, me han dicho que no hay problema si el médico me lo permite. Soy la mujer con un cuadro de ansiedad y depresión, Paola. Este no es el lugar, pero quería que supiera que sí voy a ir esta semana. Disculpe y gracias.

    ResponderEliminar